“Los gatos son maestros en ocultar la enfermedad”   

Premisa que todo propietario debe  saber y  tener  en cuenta. Aunque su gato parezca sano, tal vez no lo esté. Acudir a su chequeo preventivo es fundamental.

Por otro lado quienes nos dedicamos a la  Medicina Felina hacemos que las visitas  resulten  “amistosas”, para el gato. Disminuyendo o anulando las experiencias negativas que hayan pasado.

Por lo tanto el concepto erróneo:

“Ir al veterinario resulta ser perjudicial por el estrés que provoca en nuestro gato”- debe quedar desterrado-

Citaremos algunos momentos claves para una consulta médica  felina.

  1. Antes de adquirir un gato. Sea  de un criadero, de un refugio, de la calle o cualquier otra forma.

La consulta previa a tener un gato, ayuda a evacuar las dudas de los futuros propietarios y  obtener la información para que su llegada sea lo mas grata para todos, especialmente para el gato, logrando una adaptación positiva, rápida y adecuada.

2) Antes de adquirir otro gato. Es decir teniendo al menos ya un gato.

En este caso es fundamental e indispensable la consulta previa. La importancia es, tanto para él /o los gatos que ya están, como para el nuevo integrante.

Se deberá supervisar la salud en general y el comportamiento en particular de cada gato. Adaptar el ambiente al número nuevo de gatos.

En cuanto al gato nuevo  saber de dónde viene. Se deben tomar  medidas preventivas  para no ingresar enfermedades  contagiosas para los gatos que ya están. Realizar análisis de sangre en búsqueda de enfermedades  tales como  VIF – ViLeF, Coronavirus, enfermedades parasitarias internas y externas ( incluídas  otocariasis , micosis por citar algunas) herpes virus, etc.

Tenerlo en cuarentena para su observación  y adaptación.

3) Cuando el gato es cachorro.

En general  todos los propietarios acuden en este período.

4) Cuando tenemos  un gato adulto joven.

Además de refuerzos de sus vacunas ,se deben hacer análisis de sangre y/u orina  una vez al año de rutina .También  controlar el peso corporal , su condición corporal  , un chequeo cardiológico , uno radiográfico , ecográfico , examen y limpieza  dentaria  , ésta última si  lo requiere.

5) Cuando tenemos gatos en reproducción  y / o gestación y / o lactación.

6) Cuando tenemos gatos mayores de 8 años.

En esta etapa se deberán reforzar los chequeos generales ya citados

(sangre / orina , cardiológico , etc.) Dos veces al año y cualquier otro específico para cada paciente en particular.

7) Cuando se realicen “ cambios ” en el territorio  del gato ( no olvidemos que , cuando se tiene un gato ,  nuestro hogar pasa  a ser “ su territorio”)  Cualquier modificación , puede ser un potente desencadenante de algún trastorno en su conducta  ( ansiedad , estrés, miedo , agresión ) y / o de enfermedades o empeorar alguna preexistente  . Entre esos cambios  podemos nombrar mudanza, presencia de pintores / obreros en general,  la llegada o salida de miembros en el núcleo familiar incluyendo personas  y/o animales incluso muebles. También los cambios que se produzcan fuera del hogar en los departamentos/ casas vecinas, calles, edificios contigüos, eventualidades climáticas (terremotos, por ej ) etc .

“Un gato sano”  comienza cuando empezamos  a “pensar como gatos” y continua con su asistencia médica  a cargo de Veterinarios Especialistas en Medicina Felina.