Luego de miles de años de ¨dominio canino¨,  ha llegado: “la era felina¨.  En países desarrollados, se estima un número alrededor de 204 millones de gatos domésticos y unos 173 millones de perros. En Estados Unidos, aproximadamente hay 86 millones de gatos domésticos y 78 millones de perros. (Asociación de Profesionales en Medicina Felina)

     Según, sociólogos y psicólogos, la sociedad actual  tiende a ser cada vez más solitaria .Creciendo el número de personas que viven solas o, en pareja sin hijos. Habitan departamentos pequeños y poseen  escaso tiempo libre.

     El gato, es el animal ideal. Dada su adaptación a espacios reducidos para vivir.  No requieren ¨ paseos ¨, como  su amigo: el perro. Y no ladran.

Si le son necesarios  ¨ ambientes enriquecidos ¨, que les promuevan el desarrollo de una  vida con bienestar. Libres  de ansiedad y/o estrés. 

    Tener un gato es más económico que un perro y son tan emotivos y divertidos como éstos últimos.

     Si a lo dicho hasta ahora,  le sumamos la característica que tienen los felinos de poder expresar ciertos rasgos humanos como son la intriga , la pereza, el placer, la agresión , la ira , el aburrimiento , los cuales son retratados en cientos de miles de fotos y videos, que vemos cada día mas  en las redes sociales ,  no nos queda duda, estamos:  en plena era felina!!.

Han  ¨ invadido ¨ y ¨ reemplazado ¨ a los perros,  en comerciales de cualquier producto y / o servicio a publicitar .Ya que captan la atención y hasta la admiración de las personas, haciéndolas, al mismo tiempo: sonreír.

    La ¨ era felina ¨,  requiere y exige como  ¨ reinas/reyes ¨ que son los gatos, una atención médica veterinaria  acorde a esta especie. Diferente a la canina.

Así, nace el Programa de  atención amistosa o respetuosa del gato: ¨Cat Friendly  Practice¨.

    Los veterinarios  americanos advirtieron que los propietarios de gatos, evitaban la visita al consultorio, asociándolo al estrés que le ocasionaba.  Argumentaban que el gato: “odiaba  ir al veterinario”. Sin embargo,  es imprescindible que asistan a sus controles preventivos, ya que es una especie que   “oculta la enfermedad”. 

     En la ¨era felina¨, la Medicina Veterinaria  tiene en al gato: un paciente exigente y distinto.

¡Bienvenidos a la ¨era felina ¨!

  

El Enriquecimiento Ambiental: En la “era felina” denominé por el rol protagónico que adquirió el gato en nuestra sociedad, escuchamos hablar de “enriquecimiento ambiental”.

Dos palabras que sueltas, nos parecen vacías. No comprendemos exactamente su significado. Acudimos a la compra de algún juguete, árbol para gatos, rascadores, entre otros elementos, y damos por hecho que hemos logrado ese famoso enriquecimiento ambiental que requiere nuestro gato.

¿Qué significa realmente? ¿Para qué sirve? ¿A todos los gatos les debemos enriquecer el ambiente ¿Cómo se realiza un “ambiente enriquecido”?

El gato es una especie territorial,  que se adapta perfectamente, a vivir en el interior de nuestras casas sin tener acceso al exterior. Para ello, debemos tener en cuenta la siguiente premisa:

La salud del gato está directamente ligada al confort del ambiente en que vive.

Lo destaco en la escritura, para que comencemos a saber que ese ambiente debe ser lo más acorde a las necesidades  fisiológicas del gato.

A partir de esa premisa aparece el concepto: “enriquecimiento ambiental”.

“Tratar de hacer el ambiente lo mas felino posible”

¿Para qué sirve?

Ya lo dice la frase: para su salud. El objetivo final de un “ambiente enriquecido” es justamente preservar el bienestar y la salud de nuestro gato.

Evitar alteraciones en el comportamiento del gato, los estados crónicos de estrés, de ansiedad, el sedentarismo, que pueden desencadenar enfermedades tales como la Obesidad, Cistitis Intersticial Felina o Síndrome de Pandora,  Dermatitis psicogénica, asma o agravarlas.

También puede presentarse agresiones, micciones en lugares inadecuados, vocalizaciones, cambios en la alimentación, entre otras alteraciones del comportamiento.

A la pregunta: “¿A todos los gatos se les debe enriquecer el ambiente?” la  respuesta es SI .

A todos los gatos de vida interior les debemos proveer el confort necesario, “pesar como gatos”,  no como humanos.

A veces, a los propietarios de mis pacientes les digo, “vean algún documental de grandes felinos”. Qué verán allí?: la vida normal de un felino que deberemos  respetar y tratar de “imitar” , trasladando la idea  al lugar donde vivirá nuestro gato.

Entonces, llegamos a la última pregunta “Cómo hacemos un ambiente enriquecido?”

Tomaremos las siguientes actividades de un gato normal: Alimentación, juego,  aseo, caza, exploración, marcaje y sueño. 

  • Como prácticamente todos los gatos que tienen propietario, y no están destinados a la reproducción como el caso de los gatos de criadero, la actividad reproductiva la obviamos. 
  • Los comederos  ubicarlos a una altura no menor de 50 cm del nivel del piso, separados del bebedero y conservando, uno del otro,  una distancia de 60cm.
  • Evitar siempre bebederos de plástico.
  • Debe tener lugares donde esconderse, lugares elevados como pueden ser repisas/ estanterías, lugares para dormir / descansar / para “vigilar” u observar tranquilo “su territorio”
  • Son necesarios juguetes deben ser guardados y alternarlos para estimular  de ese modo el juego, la exploración y la caza. Estas tres últimas actividades se pueden  asociar a la actividad de alimentación, a través de los llamados comederos interactivos y / o de  distribuir en distintos lugares las croquetas de comida para que el gato camine en búsqueda de su comida.
  • El sanitario debe estar alejado de la comida, bebedero y cama, ubicarlo en un lugar seguro para el gato, no en pasillos o al lado del lavarropas o algún sitio donde puede haber ruido que lo sorprenda.

Estos han sido algunos ítems básicos para tener un gato saludable, un gato feliz.

Pensar: es examinar algo en la mente, antes de tomar una decisión. Formar ideas y representación de la realidad en la mente de una persona.

Es decir, ¨pensar¨ es inherente al hombre. Lo trasladaremos al gato, tomando la acción de pensar no como tal, sino como, su comportamiento.  Cómo procede un gato en su vida diaria. Aclarado ese punto, nos despojaremos de nuestra cabeza humana y los invito a comenzar: a pensar como gatos. Veremos como ciertos ¨ detalles ¨ no son tales,  y hay que tenerlos presentes para que nuestro gato, no sufra alteraciones en su comportamiento y enfermar

Mientras nosotros vemos la vida doméstica, en líneas generales, en una dimensión. Nuestro gato  lo hace  en tres dimensiones. ¿Qué significa esto?: que vemos muy diferente el habitad que compartimos con nuestro gato. A partir de este punto  pueden  producirse  alteraciones en el comportamiento del gato, en  la relación de éste  con las personas o con otros animales (si los hay).

El gato puede comenzar a padecer ansiedad, estrés, que  por si mismos  deben ser atendidos o  desencadenar otras enfermedades, como por ejemplo: cistitis idiopática felina,  obesidad,  obstrucción uretral,  acicalado excesivo que lleva a la perdida de pelo,  agresividad  y micción inapropiada .

¿Dónde radica el problema que desencadena la alteración del comportamiento de un gato?

La respuesta es simple: No pensar como gatos, sino como humanos. No descifraremos el  ¨ pensamiento ¨ total de un gato, ya que éste, tiene muchos aspectos indescifrables. Eso es lo que los hace la especie más enigmática  e  interesante. Volvamos a cómo ve, el gato, el habitat. A diferencia de nosotros, como ya dijimos, lo ven en tres dimensiones. Esto hace indispensable que logremos un ambiente  dónde el gato pueda usar el espacio vertical. Colocaremos desde elementos comerciales que los hay muy variados, hasta lo que nuestra creatividad invente, incluso armonizando con la decoración de nuestro hogar. (Enriquecimiento ambiental) 

El Bebero

Otro detalle, a la hora de comer, es la ubicación del comedero y del bebedero. Elementos que no debieran estar juntos. Estando prácticamente “prohibidos” usar los comederos y bebederos que vienen juntos (doble) el gato de por si, es un  mal bebedor. Si además, el bebedero está junto al comedero, inhibirá aún más el acto de beber.    Por naturaleza el gato  come muchas y pequeñas raciones de comida  a lo largo del  día. Alguna alteración lo puede llevar a la obesidad, e incluso en ciertos casos a la anorexia. Se recomienda que el bebedero permanezca  limpio y  mantener el agua fresca. Preferiblemente que sea claro, para que refleje y que de la sensación de mayor frescura. Pueden ser de acero inoxidable, porcelanas/cerámicas claras, vidrio. Los bebederos de plásticos, oscuros a  los gatos no les suele resultar un buen bebedero y hasta puede cambiar el sabor del agua y de esta forma el gato buscará alternativas como ser griferías  que goteen. Aunque parezca divertido, no es lo recomendable. Esto último impide identificar si hay o no alteración en la cantidad de agua que esta tomando por día. Buscar el bebedero mas adecuado para cada  gatito en particular.

Ambos elementos, comedero y bebedero se recomienda  que estén separados  y el primero, no sobre el suelo. Al gato ya dijimos le gusta las alturas. Comer a otro nivel  del suelo, no solo  le agrada, sino que le proporciona seguridad, observación y hasta un poco ejercicio. Se puede organizar de forma tal que deba subir  ¨ escalones ¨ para  llegar a su comida. También, para estimular el instinto de caza se puede “esconder” comida en distintas zonas. Incluso utilizar dispensadores por ejemplo tipo pelota con una ranura donde a medida que el gato juega, obtiene comida.

En esta segunda parte de “pensar como gatos” abordaré tres temas importantes: el marcaje olfatorio y visual, la importancia del juego felino y bandeja sanitaria.

Marcaje olfatorio y visual

Éste es un comportamiento comunicacional normal, por el cual el gato organiza su territorio, se orienta en él  y deja información(feromonas) a otros gatos (si los hay) De ahí la importancia de  la presencia  de  ¨ rascadores ¨ adecuados, en posición, ubicación y material   pensando como gatos y no como humanos!  Por ejemplo suelen  ser mejor recibidos aquellos colocados en forma vertical   y de una longitud tal que el gato al estirarse, sus miembros  delanteros extendidos, no queden fuera del rascador.

En cuanto al material, pueden ser de telas, cartones, madera incluso troncos de árboles.

El juego

El gato lo requiere toda su vida. Muchas veces los propietarios se olvidan de jugar con ellos a la edad adulta, solo lo hacen cuando son cachorros. Deberemos proporcionales elementos y tiempo adecuado a cada gatito. El juego da bienestar  al  bajar el estrés, la ansiedad, el aburrimiento. Promueve  el movimiento físico previniendo el  sobrepeso / obesidad   y estimula la producción de feromonas.

El juego y la conducta predatoria deben estimularse. La inhibición de uno y/o ambos determinará una alteración en la conducta normal del gato. Como ya he citado, provocará estados de frustración que pueden desencadenar diferentes tipos de enfermedades conductuales y no conductuales.

Detalles a tener en cuenta: el tiempo de juego

Los gatitos cachorros juegan el doble y más del tiempo que un gato adulto. Para éste último, cinco o diez minutos pueden ser suficientes.

En cuanto a los juguetes, hay que tener una especial atención  no dejarles a su alcance sin supervisión del  propietario  elementos tales como cordones, hilos, cintas. Son riesgosos. Pueden ser ingeridos. Una vez que se jugó con ellos guardarlos, esto vale para el resto de los juguetes. El no tenerlos a la vista todo el tiempo, estimula seguir jugando con ellos. En una palabra, alternarlos.

No jugar con el gato directamente con las manos o pies del propietario, debe haber un elemente entre medio de ambos.  Eso evita comportamientos no deseados, como por ejemplo agresiones futuras.

Bandeja sanitaria:

Cuantas veces vemos la bandeja sanitaria, junto al comedero, bebedero y a su “cama”. Elementos que en su habitad natural no están juntos. Una bandeja mal ubicada puede llevar a una micción inapropiada  y a  que el propietario   lo interpreta como un acto de resentimiento del gato hacia él.

     El gato cuando está en libertad tiene muchos y variados lugares para elegir. Los que viven en departamentos / casas, están  ¨ obligados ¨ a usar  las bandejas sanitarias  con el material  y  el lugar  donde está ubicada, elegidos por el propietario. 

La aversión ala bandeja sanitaria, puede ser causada por la misma bandeja, su ubicación  o el material absorbente con que se la llene. Como también, la falta de limpieza o los limpiadores que se utilicen. Cada gato tiene diferentes exigencias en cuanto a la higiene. Los más exigentes pueden buscar otras superficies, ante la más mínima suciedad de la bandeja sanitaria.

       Otros factores que intervienen  son la textura y la fragancia del material absorbente, la presencia o ausencia de desodorantes, la profundidad del material en la bandeja y las posibles experiencias previas negativas como pueden ser el dolor y el miedo asociados al lugar o a la bandeja en si misma. Hay bandejas abiertas, cubiertas, autolimpiantes  que  a los propietarios les puede ser o parecer la correcta, pero será el gato quien decidirá finalmente. Es importante el tamaño, que sea lo suficientemente amplio para que entre cómodamente.

En cuanto a la ubicación, los  lugares muy transitados como puede ser un pasillo, o de difícil acceso  o que lo dejen expuesto  o vulnerable por ejemplo al ataque de otros animales o de personas pueden ser causas de Micción Inapropiada.

El estrés asociado con factores de manejo conductual y ambiental  contribuye al desarrollo por ejemplo de la Cistitis Idiopática Felina (C.I.F.)  (Westropp y Buffington 2004 – Houstuler y col. 2005)

Entonces: ¨ Pensar como gatos ¨  será la tarea que debemos realizar  cuando  llegue un gato a nuestras vidas. Para que la convivencia sea lo mas placentera para ambos y ante la duda  siempre consultar con un Veterinario  dedicado a  Medicina Felina.

Hablaré de una enfermedad que no se suele tener tan  presente a la hora de la consulta geriátrica felina. Pero cuya presentación es más frecuente de lo que suponemos: la Enfermedad Degenerativa Articular (E.D.A.)

Existe una marcada diferencia  con lo que sucede en caninos. En éstos  no solo el veterinario la evalúa claramente, la diagnostica y la trata precozmente, sino que es el mismo propietario del perro quien  acude a la consulta como motivo primario de la misma.

El propietario del perro puede llegar a  identificar determinados signos clínicos  como por ejemplo: claudicación y dolor.

Además existe una gran cantidad de propagandas comerciales de diferentes productos para su tratamiento (alimentos, suplementos nutricionales, analgésicos), esto también ayuda a mantenerla  presente al  momento de la consulta clínica canina.

   “¿Qué ocurre en los gatos?” “En felinos no sucede lo mismo”  “¿ por qué ?”

  1. En la consulta geriátrica felina suele haber otras enfermedades a atender primariamente.

Por lo cual la EDA, a excepción de casos muy avanzados no es motivo primario de la consulta

Queda ¨olvidada¨

La conducta o expresión del felin0 para esta enfermedad es muy diferente a la que  observamos en  caninos. Mientras el perro claudica, ¨ se queja ¨  el gato tiende a no moverse, “duerme mas tiempo ¨,  ¨ está mas vago ¨ dice el propietario. En una palabra  el gato   la ¨enmascara ¨. Haciéndola  pasar  desapercibida.

PREVALENCIA

Por edad:     

El  90 %  de los pacientes  a partir de los  12 años  de edad puede presentarla9 de cada 10 gatos mayores de 12 años de edad  la presentan!

Por articulación afectada:

  •  59 % —– Húmero radio cubital (Codo)
  •  48 %  —– Coxofemoral  (Cadera) 

Repasemos los signos clínicos que pueden tener los gatos afectados

  • Inactividad. Renuencia a realizar ciertas actividades, incluso las habituales.
  • La inmovilidad es lo característico.
  • Posición rígida .Reducción del rango de movimientos.
  • Falta de acicalamiento
  • Eliminación inadecuada (no utiliza su bandeja sanitaria)
  • Sobrepeso/ obesidad (en casos avanzados perdida de peso)
  • Atrofia muscular
  • Claudicación  (menos frecuente)
  • Alteración de la conducta (agresión)
  • Dolor / dolor a la palpación / dolor a la palpación-presión

TRATAMIENTO

Hay varias alternativas de tratamiento desde analgésicos, condroprotectores,  lisadoterapia e inclusive  nuevas terapias como el uso de células madres. Dependerá de cada paciente en particular y según el criterio de cada profesional.

Prevenir es más económico para la salud del gato, acuda a la consulta veterinaria en casos de gatos geriátricos no menos de dos veces al año para sus chequeos.