¿Es importante el chequeo médico preventivo?

Respuesta: SI !!

El gato, más que cualquier otra especie, requiere de chequeos médicos preventivos periódicamente.

¿Por qué? Se preguntaran: Porque el gato al ser una especie predadora (y  también  presa), oculta el dolor y la enfermedad. Es un mecanismo protector que posee, para evitar a los predadores en la vida salvaje.  Aunque tu gato, no sepa de  ¨ vida savaje  ¨  Viva en un cómodo almohadón, dentro de tu departamento o casa, es felino  y viene con ¨ esa información genética¨ : no mostrar debilidad.

En general, las personas tienen el siguiente concepto erróneo: ¨ Los gatos son independientes y autosuficientes. Por lo tanto, son fáciles de cuidar ¨  No necesitan  ir al veterinario, excepto para ser castrados y/o vacunados.

Reiterando, el gato es una especie que oculta el dolor y la enfermedad.

Por lo cual pueden aparentar estar sanos o solo mostrar signos tan sutiles, que su propietario no pueda identificarlos .Los percibirá cuando sean bien notorios, es decir, cuando la enfermedad esté muy avanzada.Existe una campaña de la AAFP ( Asociación Estadounidense de Especialistas en Felinos ) , denominada:  ¨Gatos saludables para toda la vida¨.

Compartiré con ustedes los diez ¨signos sutiles que indican enfermedad¨, que cita, dicha campaña :

  1. Conducta de eliminación inapropiada
  2. Cambios en la interacción (con su propietario , con otros animales , con el ambiente )
  3. Cambios en la actividad
  4. Cambios en los hábitos de sueño
  5. Cambios en el consumo de agua y/o alimento
  6. Pérdida o ganancia de peso, inexplicada
  7. Cambios en la conducta del aseo
  8. Signos de estrés
  9. Cambios en la vocalización
  10. Mal aliento

A este concepto erróneo, que el gato no necesita chequearse periódicamente, como si el perro. Se le suma una situación que puede ser muy traumática en algunos casos .Un problema, como es el traslado del gato al consultorio y la experiencia previa en el mismo. En realidad el traslado de un gato es mucho mas fácil que el del perro, porque una vez ubicado en su transportadora se lo puede llevar a cualquier lugar aunque sea lejos, pero Para algunos propietarios se les puede dificultar  la  entrada de  su gato en la transportadora (esto también tiene sus secretos) Aparece el temor y/o el estrés  tanto del propietario y como del gato, (muchas veces mas del primero, que del segundo) en el traslado a la consulta veterinaria.

Hay propietarios avergonzados por el comportamiento de su gato en  la consulta, que sumado a lo anterior, hacen que  desalienten  nuevas visitas.  También por situaciones que han pasado en salas de espera, por ejemplo la presencia de perros, olores, ruidos poco apropiados para el gato .Todo contribuye al desánimo del propietario en realizar la consulta médica como corresponde.

En la actualidad, existen consultorios exclusivos para la atención médica de gatos

No obstante todo esto, el propietario debe comprender que en el consultorio hay muchas posibilidades de atender mejor a su gato que en su domicilio.

Al no chequear la salud de su gato, periódicamente, muchas enfermedades son pasadas por alto. Hasta que las mismas se agravan, por citar alguna por ejemplo tenemos la obesidad, enfermedades dentales, enfermedades del tracto urinario , enfermedades renales, cardiológicas , respiratorias , alteraciones de la conducta, enfermedades articulares .etc.

La falta del cuidado sanitario preventivo impactará  en la salud y  longevidad del gato, en consecuencia también, en la relación con  su propietario

Estos chequeos médicos normalmente se componen de una detallada revisación médica teniendo en cuenta especialmente las características de la medicina felina y un examen básico de sangre y orina.

Seguramente, ahora, se preguntarán:

¿Cuántas veces es necesario llevar al gato para su chequeo médico ?

En todos los gatos y sin excepción, como mínimo una (1) vez al año. Que no es lo ideal. Lo recomendable, es un examen por semestre en todas las etapas de vida del gato, especialmente a partir de su estadio Senior.

Y por qué llevarlo dos (2) veces al año? 

  1. Para identificar los cambios en el estado de salud del gato, ya que pueden ocurrir en períodos cortos de tiempo. Como dijimos anteriormente, el gato no muestra signos de dolor y/o enfermedad, hasta etapas muy avanzadas de la misma.
  2. Para detectar precozmente una enfermedad, un cambio de conducta, cambio en su peso corporal, de algún problema dentario, etc.
  3. Para recibir la información necesaria,  por parte del veterinario especializado en medicina felina .De las recomendaciones  en cada etapa de la vida del gato

Prevenir, es curar.

Prevenir, es más económico tanto en dinero para el dueño, como para la salud del gato.

     Luego de miles de años de ¨dominio canino¨,  ha llegado: “la era felina¨.  En países desarrollados, se estima un número alrededor de 204 millones de gatos domésticos y unos 173 millones de perros. En Estados Unidos, aproximadamente hay 86 millones de gatos domésticos y 78 millones de perros. (Asociación de Profesionales en Medicina Felina)

     Según, sociólogos y psicólogos, la sociedad actual  tiende a ser cada vez más solitaria .Creciendo el número de personas que viven solas o, en pareja sin hijos. Habitan departamentos pequeños y poseen  escaso tiempo libre.

     El gato, es el animal ideal. Dada su adaptación a espacios reducidos para vivir.  No requieren ¨ paseos ¨, como  su amigo: el perro. Y no ladran.

Si le son necesarios  ¨ ambientes enriquecidos ¨, que les promuevan el desarrollo de una  vida con bienestar. Libres  de ansiedad y/o estrés. 

    Tener un gato es más económico que un perro y son tan emotivos y divertidos como éstos últimos.

     Si a lo dicho hasta ahora,  le sumamos la característica que tienen los felinos de poder expresar ciertos rasgos humanos como son la intriga , la pereza, el placer, la agresión , la ira , el aburrimiento , los cuales son retratados en cientos de miles de fotos y videos, que vemos cada día mas  en las redes sociales ,  no nos queda duda, estamos:  en plena era felina!!.

Han  ¨ invadido ¨ y ¨ reemplazado ¨ a los perros,  en comerciales de cualquier producto y / o servicio a publicitar .Ya que captan la atención y hasta la admiración de las personas, haciéndolas, al mismo tiempo: sonreír.

    La ¨ era felina ¨,  requiere y exige como  ¨ reinas/reyes ¨ que son los gatos, una atención médica veterinaria  acorde a esta especie. Diferente a la canina.

Así, nace el Programa de  atención amistosa o respetuosa del gato: ¨Cat Friendly  Practice¨.

    Los veterinarios  americanos advirtieron que los propietarios de gatos, evitaban la visita al consultorio, asociándolo al estrés que le ocasionaba.  Argumentaban que el gato: “odiaba  ir al veterinario”. Sin embargo,  es imprescindible que asistan a sus controles preventivos, ya que es una especie que   “oculta la enfermedad”. 

     En la ¨era felina¨, la Medicina Veterinaria  tiene en al gato: un paciente exigente y distinto.

¡Bienvenidos a la ¨era felina ¨!