Entradas

 ¿Es importante el chequeo médico preventivo?

Respuesta: SI !!

El gato, más que cualquier otra especie, requiere de chequeos médicos preventivos periódicamente.

¿Por qué? Se preguntaran: Porque el gato al ser una especie predadora (y  también  presa), oculta el dolor y la enfermedad. Es un mecanismo protector que posee, para evitar a los predadores en la vida salvaje.  Aunque tu gato, no sepa de  ¨ vida savaje  ¨  Viva en un cómodo almohadón, dentro de tu departamento o casa, es felino  y viene con ¨ esa información genética¨ : no mostrar debilidad.

En general, las personas tienen el siguiente concepto erróneo: ¨ Los gatos son independientes y autosuficientes. Por lo tanto, son fáciles de cuidar ¨  No necesitan  ir al veterinario, excepto para ser castrados y/o vacunados.

Reiterando, el gato es una especie que oculta el dolor y la enfermedad.

Por lo cual pueden aparentar estar sanos o solo mostrar signos tan sutiles, que su propietario no pueda identificarlos .Los percibirá cuando sean bien notorios, es decir, cuando la enfermedad esté muy avanzada.Existe una campaña de la AAFP ( Asociación Estadounidense de Especialistas en Felinos ) , denominada:  ¨Gatos saludables para toda la vida¨.

Compartiré con ustedes los diez ¨signos sutiles que indican enfermedad¨, que cita, dicha campaña :

  1. Conducta de eliminación inapropiada
  2. Cambios en la interacción (con su propietario , con otros animales , con el ambiente )
  3. Cambios en la actividad
  4. Cambios en los hábitos de sueño
  5. Cambios en el consumo de agua y/o alimento
  6. Pérdida o ganancia de peso, inexplicada
  7. Cambios en la conducta del aseo
  8. Signos de estrés
  9. Cambios en la vocalización
  10. Mal aliento

A este concepto erróneo, que el gato no necesita chequearse periódicamente, como si el perro. Se le suma una situación que puede ser muy traumática en algunos casos .Un problema, como es el traslado del gato al consultorio y la experiencia previa en el mismo. En realidad el traslado de un gato es mucho mas fácil que el del perro, porque una vez ubicado en su transportadora se lo puede llevar a cualquier lugar aunque sea lejos, pero Para algunos propietarios se les puede dificultar  la  entrada de  su gato en la transportadora (esto también tiene sus secretos) Aparece el temor y/o el estrés  tanto del propietario y como del gato, (muchas veces mas del primero, que del segundo) en el traslado a la consulta veterinaria.

Hay propietarios avergonzados por el comportamiento de su gato en  la consulta, que sumado a lo anterior, hacen que  desalienten  nuevas visitas.  También por situaciones que han pasado en salas de espera, por ejemplo la presencia de perros, olores, ruidos poco apropiados para el gato .Todo contribuye al desánimo del propietario en realizar la consulta médica como corresponde.

En la actualidad, existen consultorios exclusivos para la atención médica de gatos

No obstante todo esto, el propietario debe comprender que en el consultorio hay muchas posibilidades de atender mejor a su gato que en su domicilio.

Al no chequear la salud de su gato, periódicamente, muchas enfermedades son pasadas por alto. Hasta que las mismas se agravan, por citar alguna por ejemplo tenemos la obesidad, enfermedades dentales, enfermedades del tracto urinario , enfermedades renales, cardiológicas , respiratorias , alteraciones de la conducta, enfermedades articulares .etc.

La falta del cuidado sanitario preventivo impactará  en la salud y  longevidad del gato, en consecuencia también, en la relación con  su propietario

Estos chequeos médicos normalmente se componen de una detallada revisación médica teniendo en cuenta especialmente las características de la medicina felina y un examen básico de sangre y orina.

Seguramente, ahora, se preguntarán:

¿Cuántas veces es necesario llevar al gato para su chequeo médico ?

En todos los gatos y sin excepción, como mínimo una (1) vez al año. Que no es lo ideal. Lo recomendable, es un examen por semestre en todas las etapas de vida del gato, especialmente a partir de su estadio Senior.

Y por qué llevarlo dos (2) veces al año? 

  1. Para identificar los cambios en el estado de salud del gato, ya que pueden ocurrir en períodos cortos de tiempo. Como dijimos anteriormente, el gato no muestra signos de dolor y/o enfermedad, hasta etapas muy avanzadas de la misma.
  2. Para detectar precozmente una enfermedad, un cambio de conducta, cambio en su peso corporal, de algún problema dentario, etc.
  3. Para recibir la información necesaria,  por parte del veterinario especializado en medicina felina .De las recomendaciones  en cada etapa de la vida del gato

Prevenir, es curar.

Prevenir, es más económico tanto en dinero para el dueño, como para la salud del gato.

5 Items a tener en cuenta

  • Es un signo clínico inespecífico
  • De evolución y resolución variable según la causa que lo haya provocado
  • Puede aparecer con o sin enfermedad preexistente
  • De atención inmediata, el peligro comienza a las 48 hs posteriores de un ayuno total
  • El gato requiere  alrededor de 4g/kg diarios de proteínas, si no la obtiene a través de la comida, lo hará de su propio organismo (músculos), “el gato se autodevora”

           “Los gatos son maestros en ocultar la enfermedad”   

Premisa que todo propietario debe  saber y  tener  en cuenta. Aunque su gato parezca sano, tal vez no lo esté. Acudir a su chequeo preventivo es fundamental.

Por otro lado quienes nos dedicamos a la  Medicina Felina hacemos que las visitas  resulten  “amistosas”, para el gato. Disminuyendo o anulando las experiencias negativas que hayan pasado.

Por lo tanto el concepto erróneo:

“Ir al veterinario resulta ser perjudicial por el estrés que provoca en nuestro gato”- debe quedar desterrado-

Citaremos algunos momentos claves para una consulta médica  felina.

  1. Antes de adquirir un gato. Sea  de un criadero, de un refugio, de la calle o cualquier otra forma.

La consulta previa a tener un gato, ayuda a evacuar las dudas de los futuros propietarios y  obtener la información para que su llegada sea lo mas grata para todos, especialmente para el gato, logrando una adaptación positiva, rápida y adecuada.

2) Antes de adquirir otro gato. Es decir teniendo al menos ya un gato.

En este caso es fundamental e indispensable la consulta previa. La importancia es, tanto para él /o los gatos que ya están, como para el nuevo integrante.

Se deberá supervisar la salud en general y el comportamiento en particular de cada gato. Adaptar el ambiente al número nuevo de gatos.

En cuanto al gato nuevo  saber de dónde viene. Se deben tomar  medidas preventivas  para no ingresar enfermedades  contagiosas para los gatos que ya están. Realizar análisis de sangre en búsqueda de enfermedades  tales como  VIF – ViLeF, Coronavirus, enfermedades parasitarias internas y externas ( incluídas  otocariasis , micosis por citar algunas) herpes virus, etc.

Tenerlo en cuarentena para su observación  y adaptación.

3) Cuando el gato es cachorro.

En general  todos los propietarios acuden en este período.

4) Cuando tenemos  un gato adulto joven.

Además de refuerzos de sus vacunas ,se deben hacer análisis de sangre y/u orina  una vez al año de rutina .También  controlar el peso corporal , su condición corporal  , un chequeo cardiológico , uno radiográfico , ecográfico , examen y limpieza  dentaria  , ésta última si  lo requiere.

5) Cuando tenemos gatos en reproducción  y / o gestación y / o lactación.

6) Cuando tenemos gatos mayores de 8 años.

En esta etapa se deberán reforzar los chequeos generales ya citados

(sangre / orina , cardiológico , etc.) Dos veces al año y cualquier otro específico para cada paciente en particular.

7) Cuando se realicen “ cambios ” en el territorio  del gato ( no olvidemos que , cuando se tiene un gato ,  nuestro hogar pasa  a ser “ su territorio”)  Cualquier modificación , puede ser un potente desencadenante de algún trastorno en su conducta  ( ansiedad , estrés, miedo , agresión ) y / o de enfermedades o empeorar alguna preexistente  . Entre esos cambios  podemos nombrar mudanza, presencia de pintores / obreros en general,  la llegada o salida de miembros en el núcleo familiar incluyendo personas  y/o animales incluso muebles. También los cambios que se produzcan fuera del hogar en los departamentos/ casas vecinas, calles, edificios contigüos, eventualidades climáticas (terremotos, por ej ) etc .

“Un gato sano”  comienza cuando empezamos  a “pensar como gatos” y continua con su asistencia médica  a cargo de Veterinarios Especialistas en Medicina Felina.